Buscar
  • César Salza

Mi experiencia con las drogas inteligentes: Qualia Mind y Mind Lab Pro

Actualizado: jun 1


A veces la felicidad necesita un impulso. Ya sea para mejorar tu concentración o para revitalizar tu memoria, la ciencia ha logrado crear drogas inteligentes legales. Yo me decidí a probarlas y en este podcast te voy a contar mi experiencia en particular con dos productos, Qualia Mind y Mind Lab Pro.

Ninguna de estas dos empresas patrocina este podcast, y el único fin de este blog es contarte mi experiencia personal. De ninguna forma debe ser visto como una referencia médica o una recomendación. Por favor lee bien las letras pequeñas y si tienes dudas consulta a un profesional. Yo lo hice, y aquí va lo que aprendí.

Escucha mi podcast Happyland en español con César Salza
Suscríbete en Spotify
Suscríbete en Apple Podcasts 
Suscríbete en Google Podcasts
Suscríbete en iVoox
Suscríbete en Anchor

Drogas inteligentes: nootrópicos


Descubrí los nootrópicos cuando me mudé a Estados Unidos. Las llamadas drogas inteligentes tienen la capacidad de aumentar tus capacidades en diferentes áreas, y yo decidí probarlas porque quería saber si podía ayudar a mejorar midesempeño diario.


Tal vez muchos de ustedes recuerden una película llamada Limitless o Sin límites, protagonizada por Bradley Cooper, esta fue la primera vez que yo escuché sobre estas drogas, aunque no tenía ni idea que realmente existían hasta que me mudé a San Francisco.


"Antes estaba ciego y ahora puedo ver. Una pastilla al día y no habrá límites", dice el personaje de Cooper, que incluso habla nuevos idiomas en pocas horas. Eso desde luego es ciencia ficción, al menos hasta donde yo tengo conocimiento, o tal vez esa pastilla no la he probado, pero lo cierto es que hay una serie de drogas inteligentes que nos pueden ayudar a mejorar de diferentes formas.

Los nootrópicos son una serie de fármacos que sirven como estimulantes de la memoria y potenciadores cognitivos.

En términos técnicos, son llamados nootrópicos, y básicamente son una serie de fármacos que sirven como estimulantes de la memoria y potenciadores cognitivos, es decir que básicamente nos ayudan a aprender mejor y a procesar mejor la información.


Existen nootrópicos que se consideran naturales o socialmente más aceptados y conocidos como la ginko biloba, que se recomienda para mejorar la memoria, el café para darnos energía o el té, que dependiendo del tipo puede ayudarnos a relajarnos.


Sin embargo también existen los nootrópicos médicos recetados por un profesional y que ayudan a mejorar la somnolencia, el trastorno por déficit de atención con hiperactividad y algunos hasta pueden tratar el alzheimer.


Qué drogas inteligentes he probado y por qué


El motivo por el que decidí conocer y probar estas drogas inteligentes es porque estando en medio de Silicon Valley escuchas mucho de ellas. Ingenieros y especialistas tecnológicos las toman para concentrarse mejor en sus grandes proyectos, y la verdad hay toda una ciencia detrás de ellas, pero como te dije antes, no soy un especialista y no quiero que te hagas un concepto errado sobre estas, porque no son pastillitas mágicas.


Yo sentí que pasaban demasiadas cosas y que simplemente no podía concentrarme en una sola tarea. Twitter, Facebook, correos electrónicos, mensajes de texto, personas hablando a mi alrededor. Me volvían literalmente loco. Y decidí buscar unas pastillas que me ayudaran a concentrarme mejor. Comencé buscando en las farmacias, pero luego me adentré en Internet, y ahí fue donde conocí mejor los nootrópicos.

La primera droga inteligente que probé, fue Qualia Mind, que se vende como un complejo para el cerebro, que te ayuda a obtener un alto rendimiento mental y una mejor salud cerebral. Esta droga son pastillas normales y corrientes, y debes tomarte siete de ellas cinco días a la semana, típicamente de lunes a viernes, para obtener una mayor concentración, te recomiendan descansar dos días, para que el cerebro no cree un hábito y dejen de funcionar, técnicamente.


Tiene 28 ingredientes y no son cosas muy raras, solo la medida que esta empresa cree es ideal para mejorar tu desempeño de vitaminas como la vitamina C y la D3, también tiene taurina para darte energía y otros componentes que te ayudan a mejorar tu concentración, que en mi caso fue ideal porque básicamente me ayudó a borrar una especie de neblina que me impedía concentrarme en una sola cosa.


Qualia Mind la he tomado por más de seis meses, y los primeros días sentí que me daba un subidón y casi sentí que estaba en la película Sin Límites al menos la primera hora y luego me sentía concentrado todo el día. Hoy por hoy siento simplemente mayor concentración y energía.

Los primeros días sentí que Qualia Mind me daba un subidón y casi sentí que estaba en la película Sin Límites al menos la primera hora y luego me sentía concentrado todo el día.

La compañía también dice que genera beneficios cognitivos a largo plazo y que apoya algunos procesos cerebrales para que básicamente nuestro cerebro sea más saludable, aunque esto ya es un poco el aspecto científico.


Solo para que quede constancia, Neurohacker, que es la compañía detrás de Qualia Mind, no es patrocinador de este podcast, y yo he comprado mi suplemento cerebral, que por cierto no es barato ya que cuesta de 69 dólares, aunque te dura un mes.

Por otro lado también probé la competencia, que se llama Mind Lab Pro, y que técnicamente tiene el mismo objetivo de ayudarte a tener una mejor concentración diaria, aunque técnicamente esto lo notas más al largo plazo.


Yo leí muchos análisis que consideraban que Mind Lab Pro era mejor, pero lo tomé por un mes, siguiendo las instrucciones después de un descanso de Qualia Mind, y la verdad es que no sentí nada, ni me concentraba mejor ni nada por el estilo.


En este podcast solo quería contarte mis impresiones de estas llamadas drogas inteligentes, en mi caso particular para la concentración y mejora de la memoria.


Cuéntame abajo tu opinión o tus preguntas porque en el próximo podcast sobre este tema entrevistaré a expertos que nos expliquen mejor este tema.

©2020 by César Salza